“Caléndulas, pensamientos, conejitos, coquetas, prímulas. La lista de ingredientes para la pastelería de Chula Gálvez incluye flores además de azúcares, cremas, chocolates, huevos, frutas y harinas varias…”

Una completa nota de Adriana Balaguer para La Nación, que nos muestra la versatilidad de nuestra egresada Julieta Gálvez, Profesional Gastronómico 2018 – Sede Martínez. “Es la pastelera del momento, la que marca tendencia. La chica de las tortas con flores. La que tiene 12,7 mil seguidores en Instagram y los vuelve locos con su Napoleón con pastelera, culis de frambuesa, frutos rojos y melisa. Su aclamada Pavlova tropical o la torta estrella de la cuarentena: la de mandarinas y harina de cajú.”

“Es la misma que primero quiso ser actriz, se desilusionó, y se animó a tratar de vivir de lo que tanto la entretenía de pequeña, cuando cocinaba con su abuelo, Roberto Gálvez, corredor de autos de Turismo de Carretera, copiloto de su hermano el mítico Juan Gálvez.

También la que trabaja de pastelera en Orillas, el restaurante del chef Fernando Trocca y sus exquisiteces se lucen en el mostrador de Revolver, en el barrio de Palermo.”

En su continua y personal búsqueda entre el teatro y la gastronomía, recorrió diferentes espacios. Entre ellos, la cantina San Gennaro, de un hermano de El Zorrito, Pueblo Abierto de Delfina Magrane, el Parador La Huella de José Ignacio,  hasta su experiencia en La Caracola que marcó un antes y un después: “A la vuelta ya era otra…sabía bien qué quería. Y me metí a estudiar pastelería en el IAG (Instituto Argentino de Gastronomía), a trabajar junto a Juliana López May en sus talleres, sus eventos…Después de La Caracola, hubo otro enero en Punta del Este. Fue en el Mostrador Santa Teresita. Desde entonces forma parte de la familia Trocca.”  A partir de allí,  viajó a Estados Unidos, fue subchef en “Rosarito y Shelter”, hizo la carta de postres de Orilla Miami y pop ups en Nueva York.

“Tiene planes, muchos. El más inmediato y original: lanzar unas cajas de dulces y poesía inspiradas en Emily Dickinson, gran poeta y cocinera que también decoraba sus platos con flores que recogía de su jardín. Y escribía sus versos en el reverso de sus recetas”…Pero ella, también sueña con su propio lugar “Me encantaría que se llame “Confitería Chula”. Adoro el concepto de confitería.”

Ver nota completa: https://www.lanacion.com.ar/lifestyle/chula-galvez-pastelera-flores-aprendio-cocinar-su-nid2501969

Notas relacionadas, la reciente “Tips de la pastelera que descubrió un floreado y sabroso universo dulce”,
por Sabrina Cuculiansky para La Nación Lifestyle:

https://www.lanacion.com.ar/lifestyle/las-dulces-flores-chula-galvez-nid2543656