Emmanuel Zarlenga era piloto y su plan B fue estudiar la carrera de Profesional Gastronómico en el IAG. Hoy aúna sus dos pasiones como Chef Corporativo de Aerolíneas Argentinas, a cargo del Proyecto Blue Door Cocina de altura, donde diseñó comidas prácticas, pero ricas y saludables, reduciendo el impacto del ambiente seco y la altitud.

La propuesta incluye procesos de cocción en dos tiempos, para terminar de cocinar vegetales y carnes a bordo, lo que permite conservar el sabor y consistencia y brindar un servicio cuyos números son impactantes (+200.000 bandejas sirven por mes/ 15 escalas aprovisonan al avión/+150 productos e insumos conforman el servicio/ +10.000m los sabores se perciben más intensos y los salados más tenues)

“Emanuel Zarlenga es piloto de vuelos internacionales de Aerolíneas Argentinas. Su padre también practicó la profesión durante 40 años. “En la casa de los pilotos es así, no te presionan para ser piloto, pero todos los sábados te llevan a volar”, dice. A los 14 años había comenzado el curso y a los 16 ya tenía la licencia de piloto privado.

Pero había que tener un plan B en la vida, “por si me accidentaba un ojo”, y a los 20 años regresó a Buenos Aires y comenzó a estudiar para ser chef en el Instituto Argentino de Gastronomía (IAG).”

Un excelente nota de Sofía Diamante que en 5 puntos define los rasgos sobresalientes, las habilidades desarrolladas y el proceso de investigación que llevaron a Emanuel a su rol de Chef Corporativo de Aerolíneas Argentinas.

Ver nota completa en > https://www.lanacion.com.ar/2215486-sin-titulo

Emanuel Zarlenga – Profesional Gastronómico, egresado 1998

Trabajó en el Hotel Ritz de París, en su restaurant L’Espadon; en el  restaurante Au Crocodile, y en las ciudades de Lyon y Estrasburgo; más adelante en la cadena The Ritz Carlton de Orlando y en Saint Thomas; luego en Osaka de Japón y Nueva York.  En la Argentina, trabajó en las cocinas de los hoteles Four Seasons y en el Llao Llao Resort de Bariloche.