María Elba Rusconi, egresada, rescata la importancia de su formación para su éxito

12.10.2015

Les cuento que mi paso por el iag fue una de las experiencias más felices de mi vida!

En los cursos a los que me tocó asistir tuve la oportunidad de conectarme con gente maravillosa: algunos de mi misma edad, otros un poco más grandes, chicos y chicas con los que todavía mantengo una linda relación, aunque a la distancia, ya que en este momento me encuentro en España, en la ciudad de Bilbao, realizando una pasantía en el Restaurante del Museo Guggenheim, administrado por el grupo de Martín Berasategui.

Dicho grupo me ofreció un contrato de trabajo por el plazo de 1 año, en el Palacio del Kursaal, en San Sebastián. Esta oferta fue muy gratificante para mi, ya que entre todo el grupo de pasantes fue la única que recibió dicha oferta laboral.

Estoy muy contenta, ya que estoy aprendiendo cada día un poco más, y sigo perfeccionando todos los conocimientos que adquirí durante mi paso por el IAG.

Estoy súper agradecida con todos los que fueron mis profesores, que supieron brindarme lo mejor de ellos. A todos los recuerdo con gran cariño y afecto, ya que sin su ayuda no habría conseguido llegar al lugar en el que hoy me encuentro.

Aprovecho para enviarles a través de este medio el más cariñoso de los saludos, y para decirles que no los olvido...
 

Un beso grande, María Elba