Licitar: el pan típico de Croacia

12.10.2015

El pan de especias del Norte de Croacia reconocido por la UNESCO

Con forma de corazón y lleno de espejos, el pan de especias del Norte de Croacia es una de las opciones más características de la gastronomía croata. Trabajado artesanalmente, este peculiar pan se unió recientemente a la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO ya que su preparación ha sido una tradición que se ha mantenido a través de siglos entre los croatas.

La historia cuenta que su origen data del siglo XIV y quienes se dedicaban a su realización, considerados como artesanos, poseían un estatus importante dentro de la sociedad. Sus creaciones eran muy buscadas y eso les hacía ganar fama entre los ciudadanos. De hecho, obsequiar este pan implicaba mucho más que un ramo de rosas a nivel emocional. El tradicional método artesanal de preparación se ha mantenido hasta hoy en día y ha pasado de generación en generación. En un principio, los hombres eran quienes estaban encargados de dicha labor, aunque a través del tiempo las mujeres también fueron integradas a la actividad.

La receta consiste en realizar una masa con harina, agua, azúcar y bicarbonato de sodio, a eso se le añaden las especias. Luego, la masa se coloca en moldes, se cuece, se seca y se pinta con colorantes comestibles. Cada uno puede adornar el pan de la manera que más le guste. Lo que más se usa son imágenes, espejos y mensajes o versos. También es común que se le dé forma de corazón y cuando es usado para matrimonios, se le añade el nombre de la pareja y la fecha del casamiento. Además, también se utiliza como adorno en los árboles de navidad, como tarjeta de presentación o como un obsequio que implica una gran carga emotiva.

Aún y cuando, hoy en día el Licitar se ha convertido en un souvenir para los turistas que visitan la región, pudiéndolos encontrar en tiendas de regalos y aeropuertos, todavía se conserva como algo muy tradicional y que forma parte importante dentro de la cultura croata. Como en sus inicios, los artesanos que se dedican a su elaboración se siguen considerando con cierto estatus dentro de la sociedad y en los festejos cuentan con un trato especial como invitados que dan una nota de identidad al festejo.