Comunidad del IAG

Sasha: Pasteles – Boios – Blends


A fines del año pasado se inauguró Sasha, en el cruce de Juncal y Junín, un espacio abierto por nuestra reciente egresada de la Carrera de Pastelería Sandra Solano, quién con un cuidado esmero y todas las ilusiones del que construye su propia casa, creó un ambiente único pleno de detalles y delicadeza para el desarrollo de su pasión por la pastelería francesa. Esta pasión la llevó a cursar mientras diagramaba su proyecto. A rendir exámenes en tanto instalaba la cocina. A emprender el negocio y enfrentar el desafío desarrollar su marca.

“Nosotros -Sandra y su marido- comenzamos el 20 de Noviembre y hemos tenido un público sostenido desde entonces, el famoso de boca en boca se fue haciendo realidad hasta que el día 24 de diciembre, nos llama un señor pidiendo pan dulce…nos quedaba solo uno y a su pedido, lo reservamos a nombre del Sr. Guillermo de Belgrano. Nosotros estábamos muy sorprendidos de que viniera desde allí a retirarlo! Nos conocían en el barrio de Belgrano? Al llegar, nos cuenta que durante la semana lo había probado en una reunión de amigos cerca del local y como le había gustado tanto, quiso nuestro pan dulce para Navidad”.

Así comienza a narrar la experiencia de abrir su pastelería, realizar las recetas largamente pensadas; recordar el sabor inconfundible de un buen croissant u observar como el lugar cobra vida propia. Y estar siempre detrás de cada detalle en la producción o en la atención del cliente.

Las instalaciones del local son totalmente eléctricas y de última generación, cuentan con un horno convector Rational, abatidor, laminadora, amasadora para 20 kilos, heladeras, dos freezers y muy pronto también una cámara.

“Nos dedicamos todo el día, desde las 6 de la mañana hasta que cerramos. Armamos un equipo de trabajo y buscamos distinguirnos por nuestros productos: croissants y croissant de almendras, pain au chocolat, chausson que es un hojaldrado de manzana, pan arrayan – un anillo de hojaldre con pastelera y pasas de uva- brioche parís, etc. Adecué la pastelería que probé en Francia, adaptándola a nuestros gustos, sobre todo en cuanto al tamaño de las piezas”. 

De golpe se emociona y recuerda “…también elaboramos el budín de Lita -una de nuestras clientas que una vez vino con su hija, la nieta y su bisnieto - y durante una tarde de té nos contó que su especialidad era el Budín de Ciruelas, entonces le pregunté si le gustaría que lo hiciéramos nosotros. Al día siguiente trajo la receta, lo preparamos y la llamamos para que lo degustara… y el budín de Lita se vendió esta Navidad! Expresa con gran alegría y agrega: “Ahora Lucas, otro de nuestros clientes, nos acercó una receta muy especial para él, Canels de Bordeaux, que será nuestra próxima producción”.

El clima del lugar es muy placentero y los clientes permanecen cada uno enfrascado en su libro, en la notebook o en su charla; disfrutando de un espacio cordial y agradable, donde sus dueños se desviven en la atención.

¡Felicitamos a Sandra y su marido! 

 

Ver galería de imágenes