Testimonios, hoy… Julio Guth

12.10.2015

Soy de General Roca (Río Negro). Inicié mi formación en Neuquén, mientras trabajaba como vendedor de un laboratorio. En el año 2005, me trasladé a Buenos Aires para cursar el segundo año de la carrera de Profesional Gastronómico en el IAG.

Parece que mi destino estaba echado, porque volví a la Patagonia, en el verano del 2007, por una pasantía en la Hostería Boutique Aldea Bonita, de Villa La Angostura.

Durante los años siguientes, de vuelta en Buenos Aires, fui pastelero de Lola restaurante, eventual en distintas plazas del Caesar Park Hotel e integré la brigada de cocina del Catering de Claudia Polito, quien fuera, en su momento, la Chef Ejecutiva de Lola.

Paralelamente a estos trabajos, volví a la Patagonia cada temporada (tanto invierno como verano) a Aldea Bonita, como Chef Ejecutivo. Durante esta grata experiencia, elaboré diferentes y característicos menúes, para cada estación, con materia prima regional, además de eventos temáticos como las Cenas de Fin de Año.

En junio de 2011, la erupción del volcán Puyehue y la gran caída de piedras, arena y cenizas volcánicas, trajo consigo una de las temporadas de invierno (y la de verano, incluída) más difíciles que haya tenido que soportar esta aldea de montaña.

Todo el staff de Aldea Bonita se preparó con sumo esfuerzo, trabajo y dedicación para recibir a los huéspedes que llegaron durante esos meses a la hostería. Fue duro, ya que por algunas largas semanas, no se contó con los servicios habituales, como luz y agua, dada la emergencia.

Ahora, con el volcán tirando sus últimos vapores, ya estamos programando el menú para el próximo invierno y esperando a los huéspedes con marcado optimismo.

Mientras tanto, en Buenos Aires, continúo con el Catering de Claudia Polito y formo parte de la brigada de cocina de Cuk3, un lugar distinto donde estoy aprendiendo muchísimo, ya que es un catering de cocina molecular y de vanguardia.

No sé dónde estaré en el fututo. Lo que sí tengo claro es que nunca dejaré de cocinar; me da una gran satisfacción ver la felicidad que genera un buen plato, en la familia, en los amigos o los comensales de los distintos lugares donde trabajo.

Más allá de estos logros personales que les cuento, no quiero dejar de agradecer y ponderar a la Bolsa de Trabajo del IAG, por el cálido trato, por su celeridad en las respuestas y por haberme hecho sentir siempre parte de la escuela.

¡Un abrazo grande para toda la comunidad del IAG!

Julio Guth
Egresado 2006 - Profesional Gastronómico