Historias de familia, donde la gastronomía se une a los vínculos más sólidos de la sociedad y su impronta queda a través del tiempo, como claramente refleja esta nota del Diario La Nación. Buenos Aires nos sorprende conservando aún estos baluartes, donde nuestros alumnos son parte de su historia.

“Esta casa se inauguró en 1907 y, popularmente, se lo denomina ´el clásico del Colón´, aunque abrió sus puertas antes que el teatro”, explica Bruno Masciarelli [Profesional Gastronómico, egresado 2009] quien, a sus 32 años, es integrante de la cuarta generación al frente del emprendimiento familiar iniciado por su bisabuelo…”

Y donde la experiencia gastronómica de sus dueños se une a la formación profesional recibida por Bruno en el IAG. “Bruno Masciarelli confiesa que “cada cliente tiene su plato y no se lo podemos tocar. Acá hay gente que viene desde hace 40 años y come lo mismo. Hay comensales que eran traídos por sus abuelos. Podemos agregar platos, pero no eliminar ninguno. No podemos tocar nada. Por eso contamos con una carta de más de ciento cincuenta opciones. Eso no existe más en Buenos Aires… Las Endivias gratinadas con jamón, el Carpaccio de Salmón y los ravioles de centolla son algunos de los títulos que incorporó Bruno Masciarelli a la propuesta tradicional. Las pastas son totalmente caseras y la masa es realizada con una receta de la abuela del anfitrión quien, además, también prepara un exquisito Cremoncello cuya fórmula también es heredada de la abuela Olga. “Es a base de crema y soy el único que sabe prepararlo”.

Ver nota completa : https://www.lanacion.com.ar/lifestyle/zum-edelweiss-historia-del-restaurante-abrio-antes-nid2238999

Bruno Masciarelli – Propietario de Zum Edelweiss, 4.ª generación  Profesional Gastronómico, egresado en Agosto 2009, realizó su stage en Martin Berasategui  de abril a julio 2010.