Diego Mangone, egresado 2003

12.10.2015

Mi nombre es Diego Mangone, me recibí de Profesional Gastronómico en el año 2003, y actualmente estoy cursando las últimas materias del Postítulo. Todo comenzó a fines del año 2001, yo terminaba de cursar Diseño Gráfico, donde aún hoy debo dos materias para recibirme, y uno de mis mejores amigos se iba a anotar al IAG. La cocina siempre me gustó y la tomaba como entretenimiento. Ese día lo acompañé a inscribirse, la noche anterior y durante el viaje pensaba en como sería la idea de profesionalizarme en la cocina y terminé inscripto junto a él, para sorpresa de ambos.

Hoy realmente disfruto de lo que hago, de haber estudiado en el Instituto, de trabajar en la cocina y ser un profesional, aunque sigue siendo un gran entretenimiento para mí y donde quiero seguir aprendiendo, estudiando y creciendo profesionalmente.

Mi primer trabajo en cocina fue un micro emprendimiento con mi amigo y compañeros del Instituto, donde nos fue muy bien, ya que la experiencia de todos era corta, y donde armamos todo desde cero, local, idea de lo que queríamos hacer y en pleno microcentro. Al poco tiempo surgió una posibilidad de irme a Calafate, a un hotel tres estrellas familiar, junto con mi amigo, él iba de ayudante de cocina y yo como pasante, me arriesgué, dejando un trabajo y mi gente, quedé efectivo como pastelero y luego como ayudante de cocina durante mi primer año.

Desde hace dos temporadas estoy a cargo de todo el sector gastronómico, la cocina, el restaurante y el bar. Después de tres años y tres temporadas, el Hotel creció y mucho, la temporada que viene, la cuarta, pasa a ser de la cadena americana Howard Johnson Cerro Calafate Hotel.

Tengo que agradecer a mi amigo que hoy nuevamente trabaja conmigo, a la persona que nos llevó en su momento, Augusto, y en especial al Gerente del Hotel, Marcelo Marín y su mujer, quienes siempre confiaron en mí y me dieron la posibilidad de crecer. También, a todos mis compañeros de trabajo que pasaron y aquellos que hoy siguen conmigo. Por parte del Instituto, a Norma de Pasantías que ya hace dos años me ayuda a buscar pasantes (también quiero aclarar que pasaron grandes profesionales pero por sobre todo grandes personas Marce, Gaby, Naty, Pablo, Ema, Roxana, Vero) a los profesores, por la forma que enseñan y te hacen sentir la cocina; a Oscar Noriega con quien sigo en contacto, me ayuda y responde mis mails, a Daniel Tolosa que lo tuve en cocina II y a quién admiro como persona, profesor y profesional, de gran humildad y siempre predispuesto a enseñar y entregar sus conocimientos, también a Hernán Domínguez, el Colo y otros, tal vez no se acuerden de mi o sí, pero son personas que quedaron en mi recuerdo gratamente.

Me despido, realmente deseo seguir creciendo en esto, les deseo suerte y que “pongan todo” aquellos chicos que empiezan y aman esto. Agradezco la posibilidad de poder contar mi historia y me parece buena la idea del Instituto de llevar a cabo todo esto, reflejar experiencias y de darles la posibilidad a ex alumnos de seguir perteneciendo.