Moira Sigal, creativa con la pastelería

12.10.2015

Fundó su marca revalorizando las influencias de sus abuelos y desarrollando productos de excelente factura francesa con innovadoras técnicas que atrapan en su presentación.

Por todo esto, Sigal se propuso realizar un tipo de repostería de avanzada, que involucrara todos los sentidos. Para iniciarse, buscó formarse con los mejores. Se diplomó como pastelera profesional en el Instituto Argentino de Gastronomía (IAG) y fue discípula de Jankov Miograv, ex pastelero de La Bourgogne y de Katrine, a quien Moira recuerda con sumo reconocimiento: “Me abrió los ojos en cuanto a la precisión y la técnica”, señala. También se fogueó junto a grandes pasteleros como Osvaldo Gross, Franck Dauffois y Stephane Glacier. En su afán por encontrar el especialista que le revelara los secretos de cada área, aprendió del maestro chocolatero argentino, Hugo Sosa.
 

“Siempre sentí que la gastronomía era otra de mis vetas creativas, fue un desprendimiento obvio después de la publicidad. Allí también puse mi visión de la estética y la belleza. Ví que en Argentina faltaban desarrollar esos aspectos en la pastelería; no había posibilidad de probar dulces de una calidad y diseño superior, fuera de los hoteles 5* ”.

ver nota completa en la revista luz