Atahual, desde Andorra comparte su testimonio

12.10.2015

Mi paso por el IAG ha sido una experiencia constante! Empezando por la calidad de los profesionales con los que cuenta y sin dejar de lado la calidad de enseñanza que brinda, ya que sin eso hoy en día sería muy difícil poder enfrentarse a muchas de las experiencias que brinda esta hermosa profesión. También han sido muy gratificante, las amistades que quedaron y se mantienen en pie después de dos años de haber egresado.


Al poco tiempo de recibirme tuve una propuesta en Andorra y empecé como Jefe de Cuarto Frío en el restaurante Versió Original. Allí viví experiencias nuevas, conocí productos y rescato la calidad de gente con la cual trabajaba. Luego de siete meses, me fui al restaurante Barra Grill como Jefe de Cocina, tarea más que complicada debido a mis 21 años, y también a mi corta experiencia profesional de tan sólo dos, pero desarrollé un buen trabajo, con reconocimientos obtenidos a nivel profesional.

Meses después, me cambié al Hotel Princesa Parc (4*) y Diana Parc (5*) en el cual sigo trabajando. En esta empresa estoy desempañándome como Jefe de Cuarto Frío desde hace un año aproximadamente. Algo nuevo para mí. Un cambio radical, debido al diferente manejo que se lleva a cabo en un restaurant, pero lo importante fue que han confiado en mí desde el principio y me han transmitido una tranquilidad enorme a la hora de desarrollar mi trabajo. Me ha ayudado a poder seguir creciendo profesionalmente como también humanamente.

A nivel profesional lo más importante ha sido poder adquirir conocimientos generales, trabajar y manipular productos que en otro sitio no hubiera tenido la posibilidad de hacer. Volviendo al principio, estoy muy agradecido a todos los profesores que he tenido, porque gracias a ellos pude transitar la profesión con mas tranquilidad y ocupar puestos como jefe, que no es nada fácil. Gracias por brindarnos los conocimientos, por estar minuto a minuto explicándonos, por estar abiertos a las preguntas y quitarnos las dudas, si no hoy sería mucho más difícil desarrollar mi tarea con tranquilidad. Un gran abrazo a cada uno de ustedes, desde Andorra,
 

Atahual Flores