Cuando empecé a pensar que iba a hacer de mi vida, me encontré en una disyuntiva: estudiar medicina o gastronomía.

A los 16 años sin saber qué hacer, y por qué inclinarme me surgió una oportunidad. A través de mi hermano que organizaba eventos, en aquel entonces en el restaurante “El Gorriti”, di mis primeros pasos en un restaurante de aficionados en pleno Palermo Hollywood.

Trabajé tan solo 7 meses haciendo tapas, cobrando sólo 20 pesos… ¿qué pueden esperar de un chico a esa edad? Salí saltando de alegría sintiendo que eso me lo había ganado. Descubrí mi verdadera vocación y convencido se lo dije a mis padres: “Quiero estudiar y trabajar en gastronomía”.

Subscribe to RSS - Fabián Ditamo