Cuando nos encontramos con Lisandro, aparece un hombre alto, que impone su presencia muy sonriente, y al que se le alegran los ojos recorriendo el IAG. Hace mucho tiempo que dejó Buenos Aires, donde ya se había acostumbrado a cocinar para una elite.

Subscribe to RSS - Lisandro Patiño